Opinió

Raça humana

Gràcies, estimat Pablo

El breve espacio en que no estás: “todavía quedan restos de humedad, sus olores llenan ya mi soledad.” Amo esta isla: “soy del Caribe, jamás podría pisar tierra firme porque me inhibe.” Burgueses: “pienso en mis largos días sin zapatos ni rosas, sin camisa ni sueños, con mi piel prohibida.” Hombre preso que mira a su hijo: “uno no siempre hace lo que quiere pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere.” Mírame bien: “no creo ser el hombre que a cualquier dama asombre.” Palabras fundamentales: “Alza la voz sobre la voz sin nombre de todos los demás, y haz que se vea junto al poeta el hombre.” Si el poeta eres tu: “¿qué puedo yo cantarte comandante?” Pisaré las calles nuevamente : “de lo que fue Santiago ensangrentada, y en una hermosa plaza liberada, me detendré a llorar por los ausentes.” Acto de fe: “creo en ti como creo en Dios, que eres tu, que soy yo, en ti, Revolución.” Yolanda: “Esto no puede ser más que una canción, quisiera fuera una declaración de amor.” Para vivir: “que no bastaba que en mis fracasos yo me refugiara en ti.” El tiempo pasa: “nos vamos poniendo viejos y el amor no lo reflejo como ayer.” Pobre del cantor: “que no arriesgue su cuerda por no arriesgar su vida…” Acomiadem Pablo Milanés, una de les grans veus llatinoamericanes, fundador de la Nueva Trova cubana –juntament amb Silvio Rodríguez i Noel Nicola– amb la tendresa, compromís i poesia que ens ha regalat des que als sis anys va començar a cantar: “Lo que brilla con luz propia nadie lo puede apagar.” Gràcies, estimat Pablo.

Identificar-me. Si ja sou usuari verificat, us heu d'identificar. Vull ser usuari verificat. Per escriure un comentari cal ser usuari verificat.
Nota: Per aportar comentaris al web és indispensable ser usuari verificat i acceptar les Normes de Participació.